Día a día de la cuarentena

Diario de una cuarentena: Pandemia por Coronavirus 

Día 51 de cuarentena, Madrid a 1 de mayo de 2020

Mi situación actual:

  • Primer día de cuarentena: 12 de marzo.
  • Casa: Un piso (departamento) de dos habitaciones y 60 m2. Somos 4, mi novio Alberto, mi perro Totopo, mi gata Patata y yo.
  • Mi trabajo: Ha disminuido un 90% debido a la pandemia. Soy autónoma (freelance).
  • El trabajo de mi novio: Es diseñador y al iniciar la pandemia lo mandaron a casa y lleva trabajando en su horario habitual.

Mi casa en cuarentena   

Vivimos en Madrid, en un barrio de extrarradio. Por razones “obligadas” de la vida nos tuvimos que cambiar a este piso (departamento) hace alrededor de 3 años. Para que te hagas una idea, está ubicado a unos 50 minutos en transporte público del centro

Aunque sigue siendo un piso pequeño, tenemos la suerte de tener 2 habitaciones, y eso nos ha permitido contar con suficiente espacio personal. Menos mal que también tiene vistas al exterior. Si no vives en España quizá no sepas que aquí muchos pisos solo tienen ventanas a un patio interior. Por lo que ahora en estos tiempo de cuarentena agradezco vivir aquí.

Mi trabajo en cuarentena

La mayor parte de mis ingresos vienen de mi trabajo de creadora de contenido y gestión de redes sociales en una agencia de comunicación. Pensaba que esta situación no afectaría tanto a mi trabajo, ya que llevo teletrabajando mucho tiempo. Pero el día 13 me dijeron que al estar cerrado todo parábamos de trabajar. Así que me quedé sin ingresos. El resto de clientes también metieron freno rápidamente.

Mi día a día en cuarentena

Esta cuarentena he intentado no forzar ni mi mente ni mi cuerpo, dejando que fluya con tranquilidad. Pero eso sí, sin dejarme llevar por la pereza. He intentado en la medida de lo posible llevar este tiempo de forma equilibrada. Sobre todo porque es fácil perder el tiempo. Solo pensar que no estoy siendo productiva me angustia.

Tengo que admitir que el hecho de que Alberto siga trabajando y siga con su horario habitual me ha ayudado muchísimo a seguir una rutina. No te voy a mentir, hay días que sí me he quedado más tiempo en la cama dando vueltas, y otros que no me he levantado del sofá viendo series. Pero han sido muy contadas. Por lo que también he disfrutado de ese tiempo y no me arrepiento en lo absoluto. Eso sí, me siento mucho más contenta cuando mis días son productivos.

¿Cómo es mi día? Me levanto a las 9:00, me cambio y saco a Totopo, vuelvo a casa y después de la respectiva rutina de desinfección del perro y mía, desayuno. Amo desayunar contundente y rico, así que generalmente me preparo huevos, quesadillas o alguna tostada. Me siento a trabajar (si es que tengo algo pendiente de algún cliente) y si no, me pongo con mi blog. Menos mal que decidí abrirlo hace 4 años, es la forma perfecta de emplear mi tiempo de manera productiva y hacer lo que me gusta. 

A las 14:00 preparamos la comida y comemos. A las 16:00 en ocasiones me vuelvo a sentar y en otras ordeno la casa, dependiendo del humor en el que me encuentre. Por ahí de las 19:00/20:00 practico yoga. Estoy usando la app Down Dog, y aunque voy en nivel principiante y mi flexibilidad es nula, hago mi mayor esfuerzo y mi cuerpo está agradeciendo el estiramiento. Un día intenté saltar a la comba (cuerda) pero mi vecino de abajo se enojó, así que mejor he seguido haciendo yoga. Me relaja y me mantiene en paz. Mi parte favorita es la final, en la que te quedas prácticamente dormida. 

Amo contar con tiempo suficiente para tener mi casa ordenada y limpia, aunque echo de menos la ayuda de Vane. ¡Espero que vuelva pronto! También estoy feliz de tener tiempo para cocinar, aunque es verdad que hay días que no estoy motivada y dejo todo en manos de Alberto. 

Si por mí fuera comería platos mucho más sencillos con más frecuencia. Aunque agradezco también que me anime a cocinar porque disfrutamos mucho comiendo. Estamos preparando un montón de platos que hace tiempo no hacíamos y hasta hemos hecho algunos por primera vez, como risotto de setas, pasta con queso, o platos de mi libro de Ottolenghi

“El tiempo en cuarentena se me pasa volando.”

Por la noche si hay algún directo en Instagram interesante lo veo, sobre todo si es de cocina. Aunque llevo dos semanas que casi no lo hago. Prefiero ponerme con un curso que estoy haciendo online de Marketing Digital. Generalmente la productividad siempre gana. 🙂 

Finalmente por ahí de las 22:00 ó 23:00 preparamos la cena, nos ponemos alguna serie o película, y nos vamos a dormir alrededor de la 1:00. Eso no ha cambiado nada. Siempre queremos cenar antes pero entre una cosa y otra no lo logramos. Antes trabajaba demasiado y dormía unas 6 horas al día, ahora son 8 y no sabes lo feliz que soy. Aunque mi situación laboral me preocupa, no lo puedo evitar. 

Mi mente en cuarentena

¿Tú qué respondes cuando te preguntan cómo llevas la cuarentena? Yo siempre digo que bien. Gracias a Dios no tengo a ningún familiar enfermo, y como ves estoy disfrutando y sacando provecho de este tiempo. Aunque claro que estoy preocupada, me afecta la situación y me angustia tanto a nivel social como a nivel personal y laboral. Me preocupa mi familia y la salud de mis seres queridos. Es una situación terrible y dura, no logro digerir la cantidad de muertos que hay. A día de hoy van 24.824 en España y 234.000 en todo el mundo

Me ha ayudado mucho a mantenerme sana y en equilibrio pasear con Totopo, y aunque los paseos no son largos, me ayudan muchísimo para respirar aire puro y despejar la mente. Recuerdo que los primeros días me causaba mucha angustia ver las calles desoladas. Era una mezcla de angustia y miedo. Ahora supongo que lo he normalizado, además los niños ya pueden salir a la calle y mañana ya dejarán salir con horarios al resto de gente a hacer deporte. Creo que irá todo cogiendo un ambiente más normal

Un día bajé a Totopo a hacer pipí y me topé con una ambulancia. Me impactó muchísimo ver cómo los enfermeros con sus trajes especiales subían a una señora muy enferma a la ambulancia y cómo sus familiares se despedían de ella. Ese día subí con lágrimas en los ojos, me destrozó ver tan de cerca lo que el mundo entero está sufriendo

Durante la cuarentena he notado que hablo menos que antes, tanto con Alberto como en mis redes sociales. Si me sigues, ya sabrás que soy de hablar mucho, me encanta contar cosas, desde tonterías hasta recomendaciones interesantes. Ahora me pasa mucho que grabo cosas, como si fuera a subirlas a Stories, y al final nunca la subo. He notado que he estado muy ausente en general, cosa que he intentado remediar cuando soy consciente de ello. 

“Pienso que la vida no volverá a ser igual y eso me preocupa.” 

Mis emociones en esta cuarentena suben y bajan. Reconozco que hay días que estoy muy susceptible y me molestan muchas cosas. Hay que tener paciencia y mantener la calma. También tengo que decir que me ayuda mucho la actitud de Alberto en torno a la pandemia. Él es paciente y ve las cosas diferente, no sé cómo explicarlo. Ve todo más claro, aunque es realista y duro en ocasiones, tiene siempre los pies en la tierra. Y eso me ayuda mantenerme cuerda y estable. 

Creo que con el paso del tiempo y las recientes implementaciones sobre las medidas sanitarias para salir y las que habrá para retomar la convivencia social, una vez más estaré en otra etapa de mi vida. Supongo que mi adaptación a lo social y mi trabajo volverán a dar vueltas como una noria (rueda de la fortuna), en la que en ocasiones me tocará estar nuevamente arriba y en otras me tocará estar abajo. 

Éste ha sido un resumen de mi diario de cuarentena. Y tú, ¿cómo llevas tu día a día? ¡Cuéntame en los comentarios! 

34 Comments

  1. hola Karime, yo igual que tu a días, aunque me plantee no dejarme abatir y que la pereza no se apoderara de mi mente así que he trabajado como una loca, me pasa como a ti que me dio miedo ver las calles vacías y como vivo en el campo apenas he visto a otros seres humanos, os juro que me daba una enorme alegría cuando llegaba un repartidor . Parece increíble.
    Yo creo que el tiempo pone todo en su sitio y dentro de unos meses recordaremos las anécdotas de estos días y la vida volverá a la normalidad.
    Un abrazo muy fuerte y fuerza, que el mundo es nuestro.
    Concha Bernad

    • ¡Hola Concha! Me alegra saber que no soy la única que se marca una rutina para mantenerse estable!! 🙂 Si al final esto nos da la vida!! Y lo del repartidor, te entiendo perfectamente!!Un abrazo y gracias por tu comentario!!
      Karime

  2. Pues más o menos como tú, pero sin novio ja ja. También me he puesto horarios para no desfasarme y llevar una vida organizada, y aunque algún día también hago pereza lo he cumplido bastante bien. He trabajado muchísimo en el Blog, Como también tengo perro me ha servido para dar paseos aunque los primeros 15 días no, estaba un poco en paranoia y me daba mal rollo salir entonces solo hacía la vuelta a la manzana pero luego ya se me ha pasado y ahora si camino bien con ella. He tenido tiempo para todo, he visto series, muchos directos de Instagram, he aprendido nuevas recetas, y lo único que hecho ha sido yoga, que no me gusta nada

    • ¡Hola Amanda! casi casi como yo, sabes? Me pasaba lo mismo que a ti!! Los primeros días del pánico solo sacaba a Totopo y le daba la vuelta ala manzana. Pero ya ahora igual son más largos y nos vienen mejor a los dos. 🙂
      Un abrazo!!

  3. Ay Karime, lo primero de todo es que te mando mucha fuerza. En algunas cosas que cuentas me identifico completamente contigo porque yo también he tenido unos días mejores y otros peores pero de esta saldremos, más tarde o más temprano y reforzados. Eso sí, también tengo miedo de que nada vuelva a ser como antes. Esperemos que no sea así. Un besote, guapa.

  4. Mucho ánimo Karime. Cada vez estamos más cerca de que pase esta crisis y muy pronto esperemos que todo vuelva a la normalidad.

  5. Las crisis suelen cambiar la mentalidad de la sociedad y estado. Los cambios en esta son imprevisibles pero serán… fuertes. Lo mejor en el día a día es tener una actividad intensa y no aburrirse. Además, si la situación así lo requiere, quizá haya que reconvertirse en la medida de lo posible…

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*