Viajar a Marrakech con Karime

Razones para viajar a Marrakech

Uno de los viajes que repetiría con los ojos cerrados y sin dudarlo un solo minuto sería Marrakech, ya que existen muchas razones para viajar y recorrer la ciudad. Se trata de un destino mágico con mucha tradición e historia. Y aunque no es la capital de Marruecos, es una de las ciudades más importantes y visitadas. 

5 razones para viajar y conocer Marrakech

Una de las principales razones para viajar y conocer Marrakech es por la energía que se respira en la ciudad. A mí desde luego me impresionó mucho cuando fui, porque a pesar de haber visto la ciudad en varios blogs y vídeos de YouTube la sensación de estar ahí y recorrerla no tiene comparación. 

Marrakech cuenta con mezquitas, torres, riads, mercados, y su famosa medina, la ciudad amurallada de la época medieval cuando estaba el Imperio Bereber al mando. El conjunto entero es una mezcla única, y esa energía no la he encontrado en otro lugar en el mundo. ¿Te acuerdas de mi viaje a Marruecos?

1. Te sorprenderá su emocionante, caótica y mágica medina

El corazón de Marrakech está en su emocionante, caótica y mágica medina. Eso sí, mientras la recorres tendrás que esquivar alguna que otra carreta, bicicleta o scooter. Y si te da sed a medio camino, no dudes en comprarte un zumo de naranja recién exprimido. 

A Marrakech se le conoce como La Ciudad Roja por su tan característico color marrón rojizo de los muros de su medina.

Te sorprenderá todo, desde sus callejuelas y callecitas estrechas y casi sin ventanas hasta sus puertas ornamentadas que provocan curiosidad y misterio. Te toparás con comerciantes, vendedores ambulantes y gente de todo tipo.

En Yamaa el Fna, su plaza principal, incluso verás personas con serpientes o monos. Y ojo, por la noche no dejes de darte una vuelta, ¡cambia totalmente! ¿Sabías que la plaza ha sido declarada Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad? 

2. Querrás llevarte medio Zoco y aprenderás a regatear

Si te gustan los mercadillos o tianguis, te van a encantar los zocos de Marrakech, lo querrás todo y seguro que como yo aprenderás alguna técnica para regatear. Nosotros de ahí nos trajimos una bandeja, unas babuchas y unos cuenquitos pequeños, íbamos en una aerolínea low cost y no nos podríamos permitir mucho más. Pero si tienes la oportunidad ve con espacio suficiente en la maleta porque querrás llevarte medio Zoco

3. Conocerás su antigua e interesantísima historia

La ciudad cuenta con una historia interesantísima y antigua, y conocerla es una razón más para viajar a Marrakech. Desde sus tumbas saadianas, los santuarios sufíes, el palacio de El Badi o la mezquita Koutoubia, hasta la Madraza de Ben Youssef o el impresionante Palacio de Bahía. Si quieres saber exáctamente a dónde ir te recomiendo echar un vistazo a esta guía práctica para viajar a Marrakech.

4. Dormirás en un riad y descubrirás lo que es un hammam

Otra razón más para viajar a Marrakech es dormir en un riad, un alojamiento situado dentro de la medina de la ciudad. Son los típicos edificios de dos plantas con un patio interior en el centro. Muchos de ellos cuentan con naranjos y con piscinas en el medio. Es una experiencia única, el nuestro era muy bonito y tenía una azotea con vistas de la ciudad. 

Por otro lado, si te llama la atención puedes probar un hammam. Yo de momento no lo he hecho pero mucha gente me ha dicho que merece mucho la pena y que sin duda puede ser una razón de peso para visitar la ciudad de Marrakech.

5. Probarás comida distinta y muy rica

Una de las razones principales para viajar a cualquier país es su gastronomía, y en Marrakech probarás con seguridad comida rica y muy distinta a lo que se suele comer en tu país. Encontrarás desde restaurantes y cafeterías tradicionales, hasta sitios donde ofrecen platos de alta cocina. Eso sí, prepárate para ponerte malo algún día, a nosotros nos tocó, pero no me arrepiento en lo absoluto ya que disfruté de platos deliciosos y totalmente nuevos para mí. 

Me sorprendieron muchísimo, sobre todo, el tajine y la sopa harira. Dos platos que hicieron que me enamorara aún más de esta ciudad. Y por supuesto, el viaje a Marrakech merece la pena para beber su delicioso té de menta a cualquier hora del día. 

Ya ves que existen una infinidad de razones para viajar y conocer Marrakech. Es sinceramente uno de los viajes que recuerdo con mucha nostalgia. Espero regresar para volver a disfrutar de esta bonita, misteriosa, apabullante y caótica ciudad

42 Comments

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*