Cerrajero en Madrid | Anécdota

Cerrajeros Madrid

¿Cuántas veces se te han olvidado las llaves en casa o las has perdido? Yo no quiero ni contar las veces que me ha pasado. En este post te cuento la mala suerte que he tenido durante mi vida con las llaves de casa y la llamada a algún cerrajero en Madrid. ¡Comenzamos!

De pequeña

Cuando mi hermano y yo eramos pequeños, casi nunca había nadie en casa para abrirnos. Teníamos a una chica que nos ayudaba con la casa, en el tema de la limpieza y de la preparación de la comida. Pero estaba solo hasta medio día y se iba. Así que muchas veces no la pillábamos en casa cuando llegábamos a las 14:30 para comer.

Y sí, una que otra vez se nos olvidaban, o a mi o a mi hermano, las llaves para entrar. Alguna vez que llovía a cántaros nos rescató un vecino, nos metimos a su casa hasta que dieron las 20.00 y mi madre llegó.

En otra ocasión, me tuve que saltar por la ventana del salón que es ínfima. Es de esas ventanas largas y estrechas. Abríamos el seguro con un papel y yo que obviamente era más pequeña me aventuraba. ¡Recuerdo bien que apenas me cabía la cabeza!

Más mayor

El resto de situaciones eran más o menos parecidas. Pero “oh sorpresa” cuando me fui a vivir fuera. Tenía que tener clara mi rutina y el revisar que estuvieran las llaves en el bolso antes de salir de casa. Cosa que alguna vez debido a mi querido despiste no ocurría.

Lo bueno de esa época era que compartía piso. Y en cuanto cogí confianza con mis compañeras de piso fue todo mejor. Porque en caso de no llevarlas encima, tenía la posibilidad de llamarle a alguna de ellas. Y nunca tuve la necesidad de llamar a un cerrajero en Madrid. Eso sí, a veces me tenía que esperar en el bar de abajo de casa tomándome un café mientras alguna de ellas llegaba.

Recuerdo hace como un año que de camino a casa me estaba haciendo del baño. Me estaba aguantando las ganas como una campeona, hasta que llego al portal de casa y veo que no traía las llaves. ¡Casi muero! Me fui andando a paso veloz al Corte Inglés de Nuevos Ministerios, que me quedaba a unos 10 minutos andando desde aquel piso.

Solo recuerdo haber vuelto a casa llorando de la rabia, de la impotencia y de las ganas de hacer pis, jaja. Ahora lo cuento y me da risa, pero en esos momentos da mucho coraje, tenía que esperar al menos unas 4 horas. Llegando al Corte me fui a la zona gourmet y me comí una bien merecida hamburguesa Nostra.

De hecho hace poco se me olvidaron las llaves de casa. Me di cuenta justo cuando estaba cerrando la puerta. Me había dejado el bolso entero, con el dinero, las tarjetas, y por supuesto, las llaves de casa. Ya te imaginarás el susto, lo bueno es que tenía el móvil en la mano. ¡Bendito teléfono! De algo sirvió mi pequeña adicción jaja. Terminé pidiendo un Cabify y yendo al trabajo de Alberto (mi novio) para que me deje las suyas y de regreso. ¡Vaya odisea!

El día que llamé a un cerrajero en Madrid

Bien quisiéramos que cuando se nos olviden las llaves de casa pudiésemos abrir una puerta sin llave. Pero esto es prácticamente inviable. Las puertas, al menos las de la entrada de las casas están blindadas. Están hechas para no poderse abrir fácilmente. Así que no queda de otra más que llamar a un profesional y que te ayude a abrir la puerta en un plis plás.

Pues no recuerdo exactamente hace cuánto tiempo fue. Pero el día que tuve que llamar a un cerrajero en Madrid, bueno.. a varios fue el día que a una de mis compañeras de piso le robaron el bolso. Nos daba pavor irnos a dormir sin saber quién tenía las llaves. Y claro, no eran solo las llaves, el ladrón tenía las llaves y el DNI. Por lo que sabía perfectamente de dónde era esas llaves.

Así que no tardamos ni cinco minutos en llamar y cotizar precios y tiempo para arreglarnos el problema. Optamos por cambiar el bombín y no la cerradura entera. Ya que se trataba de una puerta súper vieja pero con sistema de seguridad antiguo. Así que era todo un rollo.

Finalmente no pasó nada, vinieron a cambiar el bombín y todo quedó en orden. 🙂

¿Has tenido alguna vez que llamar a algún cerrajero? ¡Cuéntame en los comentarios! Me encanta leerlos. Además, me gustaría saber qué te parece esta sección de anécdotas. En donde hablo un poco más informal, un poco más de tú a tú y de todo tipo de cosas.

¡Espero tu feedback! Mil besos..

 

 

2 Replies to “Cerrajero en Madrid | Anécdota”

  1. Uff, a mi me ha pasado en alguna ocasión, pero hemos ideado una amiga y yo el poner unas llaves en una maceta cercana a casa, enterradas y ese método funciona perfecto!!! Sobre todo que las llaves no estén tan cerca de la puerta para que obvio, si alguien las encuentra no sepa de donde son.

  2. ja ja ja , te prometo que jamás me ha pasado, cruzaré los dedos.
    Un beso
    Amanda

Deja un comentario